Tras la muerte de Diego Maradona el pasado 25 de noviembre, la Justicia comenzó a trabajar para averiguar qué sucedió. Así, cuatro días después, la PFA y la Policía Bonaerense allanaron la casa en Adrogué y el consultorio en Belgrano del médico neurocirujano Leopoldo Luque, quien fue el último en tratar al astro argentino.

Los hallazgos consistieron en: la historia clínica del Diego, cien páginas con anotaciones varias y otras tres hojas que despertaron la polémica. En ellas se observa, en primer lugar un pedido de historia clínica a la Clínica Olivos por parte de Maradona, en segundo la firma del Diez escaneada y por último varias firmas, como si alguien las practicara.

Temas



Apuesta Exitosa