La pandemia de coronavirus ha concepto un cambio inalcanzable con relación al remplazo del dinero en efectivo por las tarjetas de débito. Por una parte, la prevención sanitaria es uno de los más importantes fundamentos que llevó a la gente a agacharse por esta alternativa, dado a que la manipulación de billetes puede representar un peligro de contagio de coronavirus. Por el otro, la recurrente innovación tecnológica ha causado que la digitalización de todos y cada uno de los servicios sea poco a poco más común.

Las tarjetas tienen varias virtudes que fueron explotadas a lo largo de el lapso de la pandemia. Estas evitan que la multitud deba proceder a sacar efectivo de los cajeros y, asimismo, suprimen la oportunidad de ofrecer y recibir billetes falsos, entre otras caracteristicas esenciales.



Apuesta Exitosa