El temor ante las nuevas variantes de coronavirus que amenazan con reducir la eficacia de las vacunas propició el endurecimiento de las restricciones a los viajeros que lleguen a Reino Unido.

Desde el próximo lunes, los viajeros que pongan pie en Inglaterra procedentes de “una lista roja” de países de riesgo deben autoaislarse durante 10 días en un hotel, pagando 1.750 libras (US$2.400).



Apuesta Exitosa