Frank Fabra le dio un manotazo en la cara a Carlos Izquierdoz en pleno partido de Boca y se armó una polémica gigante. Sin embargo, Diego Latorre vio como algo normal lo que sucedió entre ambos futbolistas. Para graficar su opinión, reveló una historia inédita. Hace algunos años, cuando jugaba en el Atlético Celaya de México, se agarró a trompadas con el Turco Mohamed. Y detalló cómo fue aquel episodio desconocido.

«Un hecho ocurrido durante el Boca-Talleres de la semana pasada centró buena parte de los comentarios de los últimos días. Se habló de respeto, de autoridad, de relaciones personales, de gestión», inició. Y comentó: «Ítems que hacen a la intimidad de un club y de un equipo de fútbol de los que se suele opinar sin tener un conocimiento profundo de la situación, y en demasiados casos, con una visión algo distorsionada de lo que sucede».

Cocina Diabetes

Sobre su historia, comentó: «Yo era capitán y tenía al Turco Mohamed de compañero. Éramos amigos -lo seguimos siendo- y vecinos de barrio. El equipo venía tambaleando, el ambiente interno estaba tenso». En una columna en La Nación, «Gambetita» reconoció que todo terminó a los golpes: «En un partido de entrenamiento hubo un pase mal dado entre los dos, nos miramos mal, nos insultamos, acabamos a las trompadas».

El liderazgo

«Fue la única vez en mi carrera que tuve una pelea de ese tipo, pero estas cosas pasan y quien diga que no está mintiendo. El jugador está moldeado para competir y puede reaccionar mal en el momento de la competencia», sostuvo Latorre. Pero aclaró: «Ahora bien, ¿sentí que el Turco le estaba faltando el respeto a mi autoridad como capitán? No, para nada. Aquella figura caudillesca y casi intocable del capitán afortunadamente ha quedado obsoleta».

«Hoy las relaciones en un plantel se establecen en términos de igualdad. El fútbol entendió que la voz de un suplente es tan importante como la de cualquier otro integrante del grupo y no se entiende un vestuario sin la participación democrática de todos», añadió Diego. Y cerró: «Una vez que nos enfriamos nos pedimos disculpas y la relación continuó como siempre. Nada diferente a lo que ocurrió con Fabra e Izquierdoz cuando el equipo volvió a los entrenamientos esta semana, nada grave, nada que escape a los carriles normales del fútbol».





Fuente

Apuesta Exitosa