El fin del confinamiento de cinco días en el estado australiano de Victoria permitirá la vuelta del público al Melbourne Park para presenciar el Abierto de Australia que se disputa hasta el domingo, siempre con medidas de distanciamiento social.

Según anunció la organización del torneo en su página web, los espectadores podrán sentarse en las gradas, pero se establece un límite de 7.477 espectadores por sesión, aproximadamente el 50 por ciento del aforo y con la obligatoriedad de llevar mascarillas donde no sea posible mantener distancias de seguridad.

Temas



Apuesta Exitosa