Ayer por la tarde, Marcelo Gallardo se hizo presente en la sala de prensa que dispone el predio de RiverCamp. Y dialogó con los medios, una acción que no realiza con tanta frecuencia porque entiende que no siempre hay algo para comentar. En el transcurso de la charla, al entrenador le hicieron una serie de preguntas relacionadas con el funcionamiento de River, la rivalidad con Boca y algunos dichos de Juan Román Riquelme. ¿Su respuesta? Guerra Dialéctica, una a la cual no quiere ingresar. ¿Qué significa y a quién se refirió?

«Me enfoco en lo que yo puedo pensar más que en lo que dicen los demás, no pierdo tiempo en eso. Sé cuándo jugamos bien, cuándo jugamos mal, cuándo tenemos buena dinámica de juego. Hago un análisis con mis jugadores y con mi equipo, somos realistas, no nos mentimos», expresó. Y agregó: «No me desgasto en una guerra dialéctica, no pierdo tiempo ahí, yo tengo que analizarlo con mis jugadores y mi equipo de trabajo, debo ser honesto con ellos. Me tengo que ocupar más para adentro que confrontar con lo que venga de afuera». 

Todo comenzó minutos después del Superclásico, cuando el vicepresidente segundo de Boca le gritó a unos periodistas de que debían hablar de River. Ya que hace un tiempo viene jugando mal. Esto despertó un “análisis” mediático sobre el rendimiento de los jugadores del Muñeco. Y además se buscó sumar que Miguel Ángel Russo desde su llegada le había “encontrado la vuelta” al Millonario. Porque lo enfrentó en dos oportunidades, y hasta el momento no conocen la derrota. 

Cocina Diabetes

Y otro elemento que surgió en los últimos días es que Racing dio con la fórmula para doblegar a River. Hay que recordar que el pasado fin de semana, la Academia visitó el estadio Monumental y por momentos defendió con una línea de seis/ocho jugadores. Eso sí, se resignó a generar peligro. Para algunos este tipo de planteo es válido, mientras que para otros es una forma de no jugar. ¿Qué opina Gallardo? No habla de equipos ajenos, porque no conoce el día a día de lo que sucede.

Sin embargo, sabe reconocer que frente a planteos como los que desarrolló Juan Antonio Pizzi tiene un problema. Y apuesta a trabajar para mejorar. “Si le preguntas a cualquier entrenador qué pasa cuando le ponen dos líneas muy juntas atrás, te van a decir que es muy difícil. Se le hace difícil a cualquiera esos planteos. Nosotros tenemos que encontrarle la vuelta. Tenemos que ser más agresivos», manifestó. Por ende, la guerra dialéctica hace referencia a un contexto que se busca colocar desde lo medios. Y que no se asemeja con lo que sucede en un campo de juego.





Fuente

Apuesta Exitosa