Pampita es una de las personalidades más destacadas de nuestro país. Junto a Nicole Neumann, la China Suárez y Wanda Nara, la modelo y conductora supo ganarse el corazón de propios y extraños con sus distintas apariciones públicas. Horas atrás, en uno de los fragmentos de «Pampita Online«, Carolina se sorprendió al escuchar una confesión de Natalie Weber, una de sus panelistas.

Es que tras mostrar un tape en el que se mencionaba la frecuencia con la que Wanda Nara mantenía relaciones sexuales con Mauro Icardi, Natalie reveló: «Yo sí, llegué a las doce veces, en cinco horas. Fue en una noche». Muy sorprendida al respecto, Pampita no pudo ocultar su asombro al oír a la esposa de Mauro Zárate y exclamó: «¡¿Qué?! ¿Paraban para tomar agua, alimentarse?».

Por eso, Natalie Weber profundizó al respecto luego de que Pampita le diera pie para ello. «Fue en la fase 1, cuando recién nos conocíamos con Mauro. En la fase 1 estás tipo conejito. Era la primera vez que yo había viajado a Milán. Él volvía de jugar… y fue terrible, terminó con dolor», contó. Luego, acotó: «En el 2019 nos fuimos cerquita, nos hacemos esas escapaditas, y llegamos a 6 veces por día. Cuando empezó la cuarentena el sexo era a diario. Pero nosotros nos pusimos un promedio, la meta de que, si no es a diario, tiene que ser sí o sí, día por medio».

«Otro de los récords sexuales con su marido fue de seis veces en un día, en el 2019», sumó Natalie Weber. Sin filtro, Pampita se mostró muy sorprendida. «¡Seis también es un montón! Yo estoy muy desactualizada con estos números. Yo vengo bien, pero normal. Si me dice doce veces por día, yo no lo intento, me largo a llorar», aseguró Carolina Ardohain.

Cocina Diabetes

En otro fragmento de la charla con Pampita, Natalie Weber habló de sus tatuajes: «Yo tengo como 18 tatuajes. Hacerse un retrato para mí es muy difícil, te lo hacen mal y después… Mauro se hizo mi cara en la pierna. Ese sí le quedó re bien. Pero años atrás se había hecho mi cara en el brazo, y me habían hecho diabólica, y se lo tuvo que tapar todo. Le quedó todo negro. El tema de los retratos es difícil porque si no te lo hacen bien es muy difícil de taparlo. El último que se hizo se lo hizo cuando a mí me detectaron la enfermedad. Él había viajado afuera y me mandó la foto estando allá. Yo no sabía nada. Además, ¡el dolor que debe ser! Él le agregó al tatuaje un rosario».





Fuente

Apuesta Exitosa