El Servicio de Administración de Peligros (Sngre) de Ecuador anunció que la temporada lluviosa que inició en el mes de febrero y la caída de ceniza de la última semana por el aumento de la actividad eruptiva del volcán Sangay deja seis fallecidos y unas 350.000 personas perjudicadas. «Apoyamos a población perjudicada por caída de cenizas del #Sangay y también crecidas de agua en todo el país», publicó en Twitter el presidente Lenín Moreno.

El gobernante anunció la reestructuración de «créditos agrícolas» y el envío de «equipos para atender a nuestros campesinos». El chequeo de la temporada lluviosa, que inició el 1 de febrero y que registró un aumento de precipitaciones en el tercer mes del año, registra 17.893 personas perjudicadas, con seis fallecidos y once heridos, según el mucho más reciente informe del Sngre en su página de internet.

Cocina Diabetes

Además de esto, señaló que cerca de 16.320 hectáreas se vieron demolidas por las crecidas de agua que afectan a múltiples provincias ribereñas y asimismo andinas donde se han producido crecidas de agua por desbordamientos de ríos y deslaves. Cerca de la caída de ceniza, serían unos 330.000 los pobladores damnificados con unas 43.000 hectáreas de cultivo demolidas, especificó Peligros en su cómputo respectivo.

De la misma manera, añadió que este sábado, tras una semana de lluvia de polvo volcánico, «no se registró caída de ceniza», en ninguna de las seis provincias perjudicadas, incluida Guayas, cuya capital es Guayaquil donde la semana previo su campo de aviación en todo el mundo debió suspender operaciones por esta causa.

El Sangay, de 5.230 metros de altura, situado en la provincia amazónica de Morona Santiago (sureste y fronteriza con Perú), 195 km al sur de Quito, está en actividad eruptiva incesante desde 1628, según el estatal Centro Geofísico. Pertence a los numerosos volcanes ecuatorianos que se sostienen en erupción desde hace unos años, como el Tungurahua y el Cotopaxi, los dos en el sur del país.





Fuente

Apuesta Exitosa