Marcelo Gallardo es un técnico muy especial, no sólo porque logró una gran cantidad de títulos en un puñado de años. Sino que además produjo una revolución sin precedentes en la organización de River. Y cuando aparece un entrenador que realiza un trabajo parecido, el periodismo busca gestar un paralelismo. «Mini Gallardo«, expresó el Cacique Medina sobre el apodo que le colocaron, y no pudo contenerse a la hora de elogiar el trabajo del Muñeco.

En el 2011, el actual entrenador del Millonario se despidió del fútbol argentino para realizar una última aventura antes de retirarse. Así fue como llegó a Nacional de Uruguay, lugar en el cual se encontró con el vigente técnico de Talleres de Córdoba. «Sabía que iba a ser un buen entrenador, pero superó todas las expectativas. Lo que ha ganado en este corto lapso que lleva fue muy importante», señaló Medina en una entrevista que le realizaron en radio Mitre.

Ese tiempo juntos le sirvió para comenzar a tejer sus primeras armas de cara a su carrera como director técnico. “Los equipos que juegan bien dan gusto mirar esos partidos. Lo conozco a Gallardo, porque compartí un año con él, yo como jugador y él como técnico», afirmó. Y agregó: «Como entrenador siempre es referencia”. Ambos estuvieron en el conjunto uruguayo hasta el año 2012. Ya que el Muñeco decidió cortar la experiencia para frenar un poco y descansar.

«No me molesta que me digan ‘mini Gallardo’, pero elegiría seguir mi camino. Quiero marcar mi propio estilo. Es parte del fútbol y del folklore argentino y lo entiendo que sea así”, sentenció Medina. ¿Por qué existe la comparación? A razón de que Talleres se destaca por tener autoridad dentro del campo de juego. Sin importar en donde se desarrolle el encuentro. Además, al técnico no le tiembla el puso a la hora de cambiar jugadores.

Cocina Diabetes

Un poco de esto se pudo observar el pasado domingo en la Bombonera. «Ganarle a Boca y en su cancha, jugando de la manera que jugamos, con mucha autoridad, genera confianza. Para nosotros fue una alegría por el resultado y por cómo se dio. El triunfo nos dio felicidad”, culminó. Si la carrera de Medina sigue en crecimiento, tal vez no sea descabellado que su nombre suene para reemplazar a Gallardo cuando este decida irse.





Fuente

Apuesta Exitosa