Se encontraba ingresado en el hospital Gemelli de Roma. Aparte de coronavirus, tenía una nosología oncológica anterior

El médico personal del papa Francisco, Fabrizzio Socorsi, murió por adversidades debidas al Covid-19, reportan los medios vaticanos. Soccorsi, de 78 años, se encontraba ingresado en el hospital Agostino Gemelli de Roma desde el 26 de diciembre por una nosología oncológica (cáncer), mas la causa del fallecimiento se debió a la complicación de una pulmonía causada por el COVID-19.

Socorsi había sido elegido como médico personal por Francisco en 2015, en el momento en que era consultor de la Dirección de Sanidad y también Higiene del Vaticano y director retirado de Hepatología del Hospital San Camilo de Roma.

En concordancia al perfil publicado por la Santa Sede, Soccorsi, nativo de Roma, se licenció en Medicina y en Cirugía en la Facultad “La Sapienza” de Roma en 1968 y ha creado una “extensa actividad profesional y enseñante”.

Además de esto ha dirigido el departamento de anomalías de la salud del hígado, del electrónico digestivo y alimenticias del Departamento de medicina interna y fue experto del Hospital de San Camilo Forlanini, en la ciudad más importante italiana.

Asimismo ha dado clases de Inmunología en la Escuela Médica Hospitalaria de Roma y de la Región Lacio.

Entre otras muchas cosas, ha desempeñado “distintas colaboraciones y consultas” en el área público, con más de cien publicaciones y contribuciones científicas. Y fue perito de la Comisión Médica de la Congregación para las Causas de los Beatos.

ACI prensa, recordó que en el mes de mayo de 2017, el Papa deseó que estuviese con en el momento en que ponía 2 ramos de rosas blancas en frente de la imagen de la Virgen de Fátima a lo largo de su visita a este Santuario en Portugal.

El Papa anunció que se vacunará

Francisco anunció que se vacunará contra el coronavirus “la próxima semana”, y denunció, en una entrevista televisiva divulgada medianamente este sábado, el “negacionismo suicida” de los que se oponen a ese antídoto contra la pandemia.

“La semana próxima empezaremos a llevarlo a cabo (vacunarse), ahora tengo mi cita”, ha dicho en diálogo con la cadena italiana Canale 5. “Hay que llevarlo a cabo”, insistió el pontífice argentino, para quien “hay un negacionismo suicida que no consigo argumentar”.

Curso Parrillero

El pasado 2 de enero, el Vaticano había comunicado que empezará su campaña de vacunación contra el COVID-19 en la época de enero y que, en exactamente la misma, va a tener prioridad el plantel sanitario y de seguridad pública, la gente superiores y los trabajadores en contacto con el público.

“La campaña de vacunación contra el coronavirus empezará en los próximos días en el Estado de la Localidad del Vaticano. Se estima que las vacunas lleguen en la segunda semana de enero, en una cantidad bastante para contemplar las pretensiones de la Santa Sede y del Estado de la Localidad de Vaticano”, explicó la Santa Sede en un aviso.

El Vaticano ha aplicado una sucesión de medidas de prevención de contagios y las celebraciones de las Navidades se festejaron sin leales. A fines de octubre, se decidió que las audiencias en general de todos los miércoles del papa Francisco volverían a ser sin leales y a ser retransmitidas por Internet desde la biblioteca del palacio apostólico, una vez que se detectara un caso de coronavirus donde se festejó el 21 de octubre.

Un total de 501.683 personas recibieron ahora la primera dosis de la vacuna para el coronavirus en Italia, según los últimos datos oficiales, mientras que los lanzan la alarma y solicitan al Gobierno medidas más restrictivas por la aceleración del desarrollo de las situaciones, que ciertos médicos ahora llaman “contagios panettone” porque son la consecuencia de las asambleas navideñas.

Del quinientos mil de vacunados, más de 300.000 son mujeres y cerca de 200.000 hombres, y por ámbitos más de 400.000 corresponden al personal sanitario, 56.000 a otro género de personal no sanitario como cuidadores de viviendas y 30.000 jubilados que viven en , los conjuntos que están en la primera etapa de la campaña de vacunación.

Mas este desarrollo coincide con un empeoramiento de los datos de COVID-19 y un aumento de la agilidad de los contagios, según el Centro Superior de Sanidad (ISS), que solicita medidas más restrictivas.

Según los últimos datos del ISS, la tasa Rt de transmisión del virus está sobre 1 en la media nacional, y la incidencia amontonada por 100.000 pobladores en los últimos 14 días es de 313 como media.

Hay enormes diferencias entre zonas, y de este modo el Véneto, en el norte, tiene una incidencia amontonada de 927 por cada 100.000 pobladores.



Fuente

Apuesta Exitosa