Donald Trump ha dicho el martes que no le preocupa que la vigésimo quinta enmienda deje a su gabinete removerlo de su cargo, aún en el momento en que la Cámara de Representantes estadounidense, dirigida por los demócratas, consideraba una resolución que presiona al vicepresidente Mike Pence a invocar la predisposición constitucional.

«La vigésimo quinta enmienda no posee ningún compromiso para mí», aseguró Trump, mientras que charlaba en frente de una sección del muro de la frontera de Texas con México, un símbolo de la rigurosa política de inmigración que siguió a lo largo de sus tumultuosos 4 años en el cargo.

Desde el momento en que los activistas que deseaban sostener a Trump en el cargo sitiaron ferozmente el Capitolio el 6 de enero, los legisladores demócratas se apuraron a localizar maneras de destituirlo antes de la toma de posesión de Joe Biden el 20 de enero, diciendo que puso la seguridad gobierno bajo riesgo.

Curso Parrillero

Aparte de impulsar una resolución a fin de que se use la vigésimo quinta enmienda, los legisladores de la Cámara trabajan en un cargo para un juicio político. Trump mencionó que utilizar la vigésimo quinta enmienda de esta novedosa forma «volverá a atormentar a Joe Biden y a su gobierno. Como afirma el refrán, se debe tener precaución con lo que se quiere», notificó Reuters.

«El engaño de la acusación es una continuación de la caza de brujas más grande y despiadado en la crónica de este país y está ocasionando una tremenda furia, división y mal, mucho mayor de lo que la mayor parte de la multitud comprenderá, lo que es peligrosísimo para USA, principalmente ahora mismo», agregó.





Fuente

Apuesta Exitosa