“Por dios hacelo, tiró y gooool”, expresó Atilio Costa Febre en el relato de la jugada que Pipino Cuevas protagonizó frente a Racing. Un tanto que le permitió a River poder soñar con la obtención de un campeonato. Pero es mucho más que eso. Debido a que muy pocos conocen la historia que se esconde detrás de aquella actuación. Ya que el delantero paraguayo ingresó a la concentración casi por la ventana. Porque Ramón Díaz a último momento decidió incluirlo. ¿Qué pasó?

En el año 2002, el Más Grande se encontraba peleando la obtención del Torneo Clausura, y en la fecha 15 le tocó enfrentar a Chacarita. La previa señalaba que no iba a ser un partido complicado. Pero los dirigidos por el riojano apenas pudieron rescatar un empate, esto los dejó en lo más alto de todo con 34 unidades. Sin embargo, se produjo cierto temor porque en un escalón más abajo se encontraba Racing con 30 puntos. Lo que transformó el duelo de la fecha 16 en algo más que un simple clásico. 

¿Y Cuevas? El andar del paraguayo en el plantel de River no era el mejor. Porque en el torneo apenas había disputado un solo partido, del cual vio acción durante 15 minutos. Los hechos señalaban que se iba a quedar fuera de la lista de concentrados contra la Academia. Aunque todo cambió en un abrir y cerrar de ojos. “Mi madre me dice por qué no estás jugando, y le dije que Ramón me había limpiado. En la previa del partido, la invitaron a un programa y ella le dijo que debía convocarme porque yo iba a salvar al equipo”, expresó el atacante en una entrevista que le dio a Somos GEN.

Cocina Diabetes

“Decisión técnica”, manifestó el técnico riojano al incluir a Cuevas dentro de la lista de concentrados. Pero los rumores dicen que esa no fue la verdadera razón, sino que fue una que hasta el momento no salió a la luz.  Mientras que el accionar del partido fue bastante pobre. Ya que no tuvo grandes acciones para resaltar, todo parecía indicar que los dos equipos estaban destinados a empatar en el Monumental. No obstante, a minutos del final se produjo la expulsión de Ángel Comizzo, y esto en River generó la improvisación de un arquero. Debido a que ya no podía realizar más cambios. 

La decisión del cuerpo técnico fue que Celso Ayala debía ir al arco, pero todos le cedieron el lugar a Martín Demichelis. ¿Qué pasó? Racing tuvo un tiro libre en la puerta del área, el disparo pegó en la barrera y la pelota le quedó a Ricardo Rojas. Este la trasladó y se la cedió a Pipino Cuevas que se fue solo contra el arquero rival. Lo enfrentó y cuando parecía que iba a perder el dominio del balón, se animó a dibujar una gambeta que le permitió marcar el único tanto de la tarde. De esta forma, el Millonario se aseguró la punta y a las pocas semanas pudo consagrarse campeón.





Fuente

Apuesta Exitosa