Un poco distanciada de la industria del entretenimiento y de las obras teatrales con figuras como Pedro Alfonso y Nazarena Vélez, Florencia de la V emprendió una nueva etapa en la que se ha ocupado reflexionar sobre temas relevantes en el contexto social actual. Por ejemplo, este 31 de marzo, la actriz escribió un extenso posteo sobre el día de la visibilidad trans.

A modo de introducción, Florencia de la V expresó: «Hoy 31 de marzo es el día de la visibilidad trans, fecha adoptada por el mundo para reivindicar la dignidad y los derechos de las personas travestis-trans y para reflexionar sobre sus condiciones de vida. Algunes pensarán: ‘¡a mí qué me importa!’ y es cierto que puede resultarnos fácil ser indiferentes a ciertos temas que no tienen que ver con nosotros. Si no se tiene a alguien con discapacidad física en la familia, ¿por qué preocuparse por las rampas (sic)».

«En una línea argumental egoísta podría contestar a esto último: ¿y quién tiene la seguridad de que el día de mañana no va a necesitar una rampa? Pero creo que el mejor fundamento, en realidad, es el que apela a la empatía. Registrar la diferencia, dejar de reconocerla siempre como una patología y conectar con los sentimientos de las demás son modos de prevenir la violencia y de promover el bienestar social», justificó.

Cocina Diabetes

Por otro lado, recordó la importancia de la representación en los medios masivos de comunicación: «Nunca me voy a olvidar de la primera vez que vi a una travesti en la tele. Fue la estupenda Bibi Andersen, en la película Tacones lejanos. En ese momento, ella aún era una travesti; años más tarde cambiaría su sexo y nombre a Bibiana Fernández. Quedé deslumbrada, no solo por su belleza y fabuloso cuerpo, sino porque además era una chica Almodóvar, una actriz verdadera».

«Estábamos en la cocina de mi amigo Marcelo, siempre mirábamos pelis juntos. En la historia, ella le pega a un policía para que la metan a la cárcel porque ahí estaba su novia. En el patio del penal, se pasea en shorts de jeans, medias negras, camisa rayada anudada y mucho pelo, y representa junto a otras actrices una escena icónica: el baile de las pecadoras. Recuerdo que no podía acreditar lo que veía. Hoy reconozco el impacto que tuvo en mí su presencia en el cine y en la tele», añadió para cerrar.





Fuente

Apuesta Exitosa