Ocurrió en Quilmes. Por lo menos cinco criminales sorprendieron a la familia en su casa en el momento en que volvía de realizar las compras. No hay detenidos.

Marcos Ignacio Mendoza Arnez, de 18 años, fue ejecutado de cuando menos tres balazos y su padre resultó herido en un brazo a lo largo de una entradera donde criminales procuraron hurtarles la camioneta en la ciudad bonaerense de Ezpeleta, partido de Quilmes.

El hecho ocurrió ayer por la noche en la calle Cuba 750, entre Carpintero y 469 bis, en el momento en que un hombre llegaba de comprar y sus 2 hijos, al estimar abrirle el portón de la vivienda, fueron sorprendidos por criminales que se movilizaban en un coche.

Cocina Diabetes

Fuentes de la policía y judiciales detallaron que Marcos se encontraba al lado de su hermano y su padre, que empezó a bajar las bolsas del autoservicio al que había ido a comprar para una asamblea familiar. En ese marco, entre los ladrones empezó a forcejear con el joven, que deseó eludir el hurto de la camioneta Nissan Frontier color blanca donde llegó el hombre.

El joven recibió tres balazos, uno en un hombro y otros 2 en el tórax, al paso que a su padre le realizaron un tiro en un brazo. La víctima murió sendero al hospital de Ezpeleta y su padre se está recuperando de la herida recibida.

La banda escapó al final sin hurtar nada y hasta el día de hoy continúan prófugos. Mientras, efectivos de la comisaría 6ta. de Ezpeleta intentaban hallar a los asesinos mediante numerosos métodos en la región. Los estudiosos hicieron habilidades y procuraron imágenes de cámaras de videovigilancia para conseguir ofrecer con los asaltantes.

La causa es investigada por el fiscal Leonardo Sarra, al cargo de la Unidad Servible de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial Quilmes.



Fuente

Apuesta Exitosa