Con el inminente regreso a clases presenciales en todo el país, surgen dudas sobre cómo impactará el haber estado lejos de las escuelas durante la mayor parte de 2020, con la mayoría de los chicos conectados solo a través de la virtualidad. Al respecto, la directora de Ayudar es Aprender, Susana Kunzi, destacó los desafíos que esperan a docente e instituciones educativas al retomar las clases en medio de la pandemia.

La licenciada en Ciencias de la Educación considera que hay que dejar atrás la disyuntiva entre presencialidad sí o no. Así, en diálogo con El Intransigente, consideró que hay que «buscar consensos, negociar en cada institución, confiar en los directivos de cada institución educativa, en los inspectores de las escuelas, porque ellos tienen una noción clara de cómo abordar la pandemia en cada comunidad y aceptar que la realidad va a ser diferente».

«La estrategia fundamental de este inicio va a ser la escucha, y cuando escuchamos tenemos que tener en claro que no juzgamos si no que buscamos que es lo que necesita la otra persona», abundó Susana Kunzi. Además, agregó que la «educación del siglo XXI necesita el acompañamiento de la comunidad y la familia» en «la enseñanza de los hijos» y sostuvo que «la escuela tiene que acercar esa familia».

Cocina Diabetes

Además, la directora de Ayudar es Aprender destacó la importancia de una «nueva educación». Por eso, explicó que «no solo Argentina, sino el mundo entero está pensado en cómo cambiar los sistemas educativos tan estructurados». En esa línea, propuso abordar la problemática desde un «enfoque estratégico», como en muchos países donde se aplica la «reducción de contenido».

«Esto no implica que vamos a dejar de aprender cosas, sino ver qué cosas no son tan esenciales aprender en las escuelas porque la tecnología lo brinda y entonces enfocarnos en otras», precisó Kunzi sobre la estrategia educativa. Por otro lado, explicó que «el aprendizaje hoy tiene que estar focalizado y pensado desde el interés del alumno, eso no quiere decir van a ser menos inteligentes. Todo lo contrario, eso significa aceptar que el mundo cambió, la escuela es diferente».



Fuente

Apuesta Exitosa