Semanas atrás, «MasterChef Celebrity 2» debutó en la pantalla de Telefe con bombos y platillos. Con la presencia de Santiago del Moro, Donato de Santis, Damián Betular y Germán Martitegui, los famosos hicieron su gran presentación en el reality de cocina más famoso del país. En la jornada de ayer, en una entrevista con «Implacables», Dolli Irigoyen, exjurado del certamen, se pronunció sobre «After Hour«, el «spin-off» digital del programa, en el que ejerce como conductora junto a Fede Bal.

«Es un éxito After Hour, la verdad es que es divertido, la gente lo mira y se pasa muy rápido. Con Fede hacemos un gran trabajo, le ponemos mucha garra… que digan: ‘Que se vaya la ‘Choli’, la ‘Loli’’, no es agradable. Pero evidentemente es un mundo en el que todos, en el anonimato, te dicen cualquier cosa», comenzó diciendo la intérprete.

En cuanto a las críticas que suelen recibir los famosos en las redes sociales, Dolli Irigoyen detalló: «En las redes, conmigo, la verdad que son muy generosas, la gente es muy amorosa, súper cariñosa y respetuosa. Pero el primer día que salió After Hour, empecé a ver comentarios que me aterraron y que dije: ‘¿Qué estoy haciendo? Cuarenta años de carrera para que te bardeen de esta forma’. Y bueno, me dijeron: ‘No tenés que leerlo, no tenés que mirarlo porque la gente es así’».

Cocina Diabetes

Después, la chef le dedicó algunas palabras a la cocina, profesión en la que se desenvuelve hace muchos años. «Dentro de lo tedioso que puede ser la cocina de todos los días, yo creo que tiene su parte de alquimia, de imaginación, salir a hacer las compras, descubrir cosas nuevas. Me parece que es un mundo apasionante para aquel que se mete y lo disfruta», valoró.

Por último, Dolli Irigoyen se pronunció sobre la polémica que se generó en torno al precio de los «ñoquis de la Tata» que vende Claudia Villafañe. «Yo no sé para qué lo hizo Claudia: por ahí tiene un destino benéfico que no lo sabemos, porque no lo va a decir. Yo no vi personalmente los ñoquis, lo vi a Donato recibir las porciones de ñoquis, en bolsas de vacío, las salsas de tomate, el queso rallado, la caja, el pan… todo eso, si lo vas a comprar, yo te diría que tenés dos mil y pico de pesos de gastos. También lo criticaron a Germán Martitegui porque decían que era una locura lo que cobraba, pero estás comiendo una cocina excepcional en tu casa. El costo de envío, el de packaging, más toda la gente que trabaja detrás de eso… porque Claudia sola no debe haber hecho dos mil porciones de ñoquis. Hubo gente, dio trabajo, le dio lugar al que transporta. Así que me parece que más que criticar hay que pensar un poquito lo que cuestan las cosas y que nadie te obliga a comprarlo», finalizó.



Fuente

Apuesta Exitosa