María Antonieta de las Nieves descubrió varios de los gigantes sacrificios que debió atravesar a lo largo de años para interpretar a la Chilindrina en El Chavo del 8. Uno fue emplear una faja bien apretada para ocultar sus senos y de este modo enseñar una figura mucho más infantil.

Según contó la actriz al periodista mexicano Yordi Rosado, esta práctica tuvo secuelas gravísimas para su salud, que comenzó a entender en el momento en que le afirmaron que le habían salido tumores en las mamas. “Para verme pequeña me las apachurraba, me las vendaba. Las primeras ocasiones que lo utilicé dije, ‘a conocer hasta donde aguanto’, y soporté 50 años”, relató la actriz.





Fuente

Apuesta Exitosa