María Antonieta de las Nieves, la actriz que encarnó a la Chilindrina en El Chavo del 8, descubrió varios de los gigantes -y también invisibles- sacrificios que debió llevar a cabo a lo largo de años para interpretar a su personaje. Uno fue utilizar una faja bien apretada para ocultar sus senos y de este modo enseñar una figura mucho más infantil.

Según contó la Chilindrina al periodista mexicano Yordi Rosado, esta práctica tuvo secuelas gravísimas para su salud, que comenzó a entender en el momento en que le afirmaron que le habían salido tumores en los senos.



Apuesta Exitosa