Mientras que transcurría el partido final por la Copa Libertadores entre los 2 equipos brasileiros, Palmeiras y Beatos, los 2 que removieron, respectivamente, a River y Boca, tanto players como llenes de estos últimos 2 conjuntos argentinos no tienen que haber sentido otra cosa más que inquietud y una enorme frustración. Pues examinando todo la serie de partidos por la Copa, hay que admitir que solo una mala semana de los equipos nacionales fue la que les privó ser los actores de la enorme final.

El partido que consagró vencedor en tiempo de descuento a Palmeiras, fue un “bodrio futbolístico” en todo sentido.
Con equipos sin técnica de primer nivel, ni plan táctico aparente y con players histrionicos, que manifestaron todo el partido y exageraron toda acción de acercamiento físico , con revolcones y chillidos estentóreos, se disputó entre las finales de sobra pobre nivel que se recuerden.



Apuesta Exitosa