El exceso de alcohol no es bueno para la salud. Y aunque esto se sepa, a veces el efecto que provoca la primera copa, desinhibe al punto que provoca que la persona corra sus límites y siga bebiendo. En épocas de confinamiento, la compra de bebidas alcohólicas se incrementó entre un 70% y un 80% en promedio en todo el mundo. El vino no fue una excepción.

Si bien las variedades malbec y cabernet se encuentran en la cresta de la ola, y sin dudas son una buena opción para maridar con todo tipo de comidas, el consumo consciente es un norte al que hay que prestar debida atención.
 



Apuesta Exitosa