La titular del Ministerio de Educación porteño, Soledad Acuña, respondió este jueves a las críticas que recibe el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con respecto a la vuelta a clases presenciales a partir del 17 de febrero. En este sentido, la funcionaria sostuvo que va a haber que tener “mucha paciencia” ante “ataques y mentiras” de “minorías ruidosas”.

En una entrevista en La Nación +, Acuña fue consultada puntualmente sobre Ademys, uno de los gremios que más en contra se posicionó del retorno a las aulas. “En este último mes hemos tenido más de cinco reuniones generales con los 17 sindicatos, específicas para cada uno de los niveles. Hemos llegado a un equilibrio con respecto al protocolo que aprobó el Ejecutivo en general y hemos incorporado muchas de las sugerencias”, introdujo la funcionaria.

Y sobre el sindicato en cuestión, apuntó: “No nos sorprende porque (Ademys) es un gremio que no apoya ninguna de las medidas de éste ni de ningún gobierno, pero como tiene representación minoritaria sabemos que no va a afectar las clases ni la presencialidad del día 17” de febrero, cuyos preparativos ya están en su etapa final, con el envío de información sobre los horarios de ingreso y egreso a las distintas familias.

En este sentido, precisó: “El 17 (de febrero) empiezan todas las clases y de forma presencial. Arrancan los más chiquitos: desde el jardín de infantes hasta el maternal; el 1º, 2º y 3º grado de la Primaria y 1º y 2º año de la Secundaria. Y luego, el lunes siguiente (20 de febrero), arrancan el resto de los chicos de la Primaria y el siguiente lunes, 1º de marzo, todos los demás chicos de la Secundaria”.

Con respecto a las familias “que tengan temores” de que sus hijos asistan a las escuelas, Acuña aclaró que en los primeros días “no va a haber sanciones por faltas”. De todas formas, señaló que se va a tomar asistencia “porque necesitamos saber la continuidad pedagógica”. Y remarcó que “la educación es obligatoria y garantizar el derecho a la educación a los niños es una obligación de los adultos, del Estado y de las familias”.

Cocina Diabetes

Por otra parte, la funcionaria porteña aseguró que “el servicio alimentario va a seguir garantizado en las escuelas de gestión estatal a través de la canasta nutritiva que entregamos el año pasado. Les entregábamos a las familias el reemplazo de la comida que dábamos en la escuela para que cocinen en las casas. En esta situación va a suceder lo mismo”, explicó sobre la modalidad.

Retomando al modelo que plantea la Ciudad con respecto a las clases, Acuña explicó que se basa en la “presencialidad como regla”, aunque la coyuntura actual exige “una presencialidad con flexibilidad”. Es así que manifestó entender que “hoy empezamos con este modelo, y que probablemente mañana va a haber aulas y burbujas que van a tener que aislarse preventiva y temporalmente”. De todas formas, resaltó: “Si hay que restringir actividades, el Jefe de Gobierno (Horacio Rodríguez Larreta) ya decidió que de las actividades que se restrinjan las escuelas van a ser lo último que se cierre”.

Por último, volvió a cargar contra quienes se posicionan en contra del retorno a las aulas. “Sabemos que hay mucha gente que está buscando que nos equivoquemos; que va a haber detractores de esta política; que va a haber gente que malintencionada que va a decir mentiras. Pero también sabemos que son minorías ruidosas”. “Vamos a tener mucha paciencia ante estos ataques y estas mentiras”, sentenció Acuña.



Fuente

Apuesta Exitosa