Hoy en día Boca tiene Miguel Ángel Russo como la cabeza del plantel. El experimentado entrenador tomó al cargo a principios del 2020 y los resultados vienen siendo realmente buenos, con la obtención de dos títulos locales. Sin embargo ya se piensa en los que pueden ser su reemplazante a futuro, y hay un hombre que aparece bien arriba en la nómina, aunque él mismo afirma que si se llegara a dar “se armaría un revuelo total”.

Ricardo Gareca, quien hoy en día se encuentra trabajando en la Selección de Perú, habló con TyC Sports y se refirió a la chance de asumir en el club que lo formó como jugador y del que se fue de mala manera. “Yo atiendo todos los llamados del que tenga interés, pero si estoy comprometido y con trabajo es difícil que acepte. En el caso de que yo sea técnico de Boca, todos los medios se van a acordar de toda mi historia en el club y se arma un revuelo bárbaro”, comentó.

Cocina Diabetes

Esto tiene que ver con un hecho que se recuerda hasta el día de hoy como una de las grandes “traiciones” en el fútbol argentino. Durante una huelga en la década del 80, Gareca y Ruggeri decidieron marcharse de Boca con el pase en su poder para terminar firmando nada menos que en River. Es por eso que el exdelantero que también vistió la camiseta del a Selección Argentina se ganó el repudio del todo el pueblo Xeneize hasta el día de hoy.

Siguiendo con su relato, el Tigre habló de su relación con los simpatizantes de Boca en la actualidad. “El hincha en la calle siempre fue muy respetuoso. El tema es cuando salís a la cancha. Me ha pasado como jugador y como entrenado. Hay cosas que no se olvidan y yo las entiendo. Forma parte de la vida de uno. Me tocó vivir la peor época de Boca, que estuvimos ocho meses sin cobrar”, recordó, aunque más allá de lo que le tocó pasar, aseguró que entiende a la afición azul y oro.

“El hincha tiene razón, nadie me obligó a ir a River. Lo que pasa es que también estaba la Selección y estábamos en pleno proceso de eliminatorias. Nos presionaban de todos lados para que vayamos juntos (con Ruggeri) a un lugar y nos llamó River”, concluyó. El tiempo pasó y Gareca se convirtió en uno de los entrenadores más codiciados. Sin embargo, por todo lo que sucedió en el pasado parece muy poco probable su vuelta a Boca.





Fuente

Apuesta Exitosa