La Federación Médica del Interior (FEMI) de Uruguay advirtió esta tarde sobre el escenario que se aproxima en el país vecino, en el cual estaría “en el nivel más alto de contagios” de coronavirus. La Federación responsabiliza al presidente Luis Lacalle Pou por la situación y también a la sociedad porque disminuyeron la “percepción de riesgo” y minimizaron los cuidados. De esta manera, reclama restricciones más severas.

La FEMI reveló que el Ejecutivo «desoyó» las advertencias del Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) y de esta manera solicitó tener una reunión de carácter urgente con Lacalle Pou para cambiar la situación ya que dispuso que «medidas restrictivas insuficientes», las cuales derivaron en que la población adopte una «disminución de la percepción del riesgo».

Cocina Diabetes

«Los equipos de salud ya muestran características de capacidad de respuesta moderada a limitada y el escenario que ubicaría al país en el nivel más alto de transmisión es inminente», sostiene el comunicado que fue publicado en el diario El País en su web, y además revelaron: «en el interior existen casos sin nexo epidemiológico y un aumento del porcentaje de positividad de los testeos, junto al incremento de personas hospitalizadas y muertes».

Uruguay confirmó, a través de su Sistema Nacional de Emergencias (Sinae), 1.616 nuevos contagios, la segunda cifra más alta desde el comienzo de la pandemia, sólo superada por los 1.698 del día anterior. El total en el año es de algo más de 78.000 casos. Por estas cifras, el FEMI afirma que en las ciudades del interior existe un «claro desgaste emocional de los equipos de salud».

En los últimos días, Lacalle Pou decidió, tras una reunión con su gabinete, suspender la obligatoriedad para asistir a las escuelas como método para frenar la ola de contagios de coronavirus. Las autoridades esperan tener en dos meses “un porcentaje de la población muy significativo” ya inmunizado si continúan vacunando 36 mil dosis por día.



Fuente

Apuesta Exitosa