Después de múltiples temporadas como figura de El Trece y Telefe, Florencia de la V cambió el rumbo de su trayectoria y en este momento es embajadora cultural del INADI. Cada semana, la actriz y activista piensa sobre las violencias a las que son sometidos algunos campos de la sociedad. En verdad, en uno de sus últimos posteos se refirió a la carencia de interés por Tehuel, un joven trans que desapareció hace mucho más de un par de semanas.

«El 11 de marzo Tehuel, un pibe trans, salió de su casa a una entrevista de trabajo en Alejandro Korn y jamás mucho más volvió. Debía hallarse con Luis Alberto Ramos, en cuya vivienda la policía halló restos quemados de un celular. En el allanamiento policial, este declaró que había quedado en hallarse con Tehuel en Alejandro Korn, que le había pedido que lo acompañara a su hogar y allí le explicó que no podía ofrecerle el empleo», expuso la conocida.

Y prosiguió con múltiples problemas desde las pistas que se conocieron: «¿Para qué exactamente lo llevó hasta su casa? ¿Por qué razón no le comunicó que no tenía trabajo en Alejandro Korn? Ramos asimismo declaró que Tehuel le había pedido plata y como no tenía, fueron hasta el cajero. Al notar que no quedaba saldo, se saludaron y se fueron cada uno de ellos por su parte»

«Por estos estos, Ramos fue encausado por falso testimonio, puesto que no se advirtieron movimientos en su tarjeta de débito, ni las cámaras del banco habían registrado solo una imagen de ellos entrando al sitio. Además de esto, habrían encontrado extractos quemados de una campera afín a la que llevaba ese día y piezas de un celular afín al de Tehuel. Al pasar de los días y al notar la poca difusión que tiene la situacion en los medios, siento que se refleja el corto registro que prosigue habiendo de nosotres. Es precisamente lo que solicitaba en mi columna de la semana anterior: un tanto mucho más de empatía (sic)», añadió.

Cocina Diabetes

En forma de cierre propuso una crítica hacia la sociedad: «Esta situación de nuevo muestra la puerta de inseguridad que aún vive el colectivo LGTBIQ+ en Argentina. No solo por la crueldad machista, que nos atraviesa a todes por igual, sino asimismo por el hecho de que proseguimos teniendo un alcance con limite a los derechos básicos que puede anhelar cualquier humano: una casa digna, un trabajo en el que se nos respete, ingreso a un sistema sanitario y a una escolaridad completa. A esta fragilidad hay que agregarle algo que asimismo es lamentable: la desaparición de un pibe trans, supuestamente, no conmueve tanto a la multitud. Me cuesta opinar que esta sea una sociedad que busca invisibilizar a nuestro colectivo. Me niego a naturalizar que compañeres prosigan desapareciendo y absolutamente nadie realice nada».





Fuente

Apuesta Exitosa